Por una comunicación alternativa y solidaria, se autoriza la reproducción de las notas que aquí se publican citando la fuente completa y comunicando al editor/es; responsable/es, en tanto no se altere el contenido.

PV Nº 219: LOS FERROCARRILES DE LA PRESIDENTE.

Recientemente el Diputado de Proyecto Sur, Fernando “Pino” Solanas dijo que no se puede ir de “Shopping” para adquirir material ferroviario. La declaración tiene que ver con el reciente viaje a China de la comitiva presidencial y el convenio comercial suscripto con ése país, donde entre otros convenios, celebraron la compra de material ferroviario para los subsidiados sistemas de pasajeros ferroviarios (privatizados) y alude también a la Industria Ferroviaria de nuestro país, que antes de ser desmantelada, era perfectamente capaz de producir todo el material que ahora debemos comprar.

UN POCO DE HISTORIA.
Hasta que se produjo la privatización de los servicios ferroviarios en la década del 90, por imperio de la ley de reforma del Estado en la época menemista, los ferrocarriles argentinos tenían a su disposición toda una industria ferroviaria que iba desde la producción de coches en talleres de Monte Caseros a la construcción de locomotoras en Córdoba, y otros materiales que se producían en grandes talleres como el de Laguna Paiva o Remedios de Escalada, pasando por la producción de rieles en metalúrgicas como Somisa, o los talleres de Vía y Obra en Concordia que realizaban los Cruceros de vía que se distribuían para todas las líneas ferroviarias.
Es decir, no sólo se contaba con un servicio de cargas y pasajeros, que funcionaban con un servicio más o menos acorde a la época, sino también había toda una industria que giraba en torno a los ferrocarriles y que por la naturaleza de los trabajos que se realizaban, debían ser específicos a la tarea del transporte ferroviario.
Cuando el gobierno de Menem produjo la privatización por sectores; todo fue concesionado a firmas que no tenían ningún interés en la industria relacionada. Les era mas fácil la importación de los materiales, total, siempre contaban con el subsidio estatal que un “generoso” estado nacional suministraba y lo sigue haciendo en la actualidad.
Cuando comenzó la era Kirchnerista, el ex presidente dijo a quien quisiera escucharlo que se iba a recuperar el rol de los ferrocarriles y toda su industria para beneficio de los argentinos. Los servicios de pasajeros son un verdadero desastre, salvo honrosas excepciones, y se les renueva la concesión como el caso de ALL, sin que realicen las inversiones que por convenios deben realizar, destruyendo todo el material que les fuera concesionado.
El caso de América Latina Logística, es FFCC Urquiza, es el que mas conocemos por atravesar la Mesopotamia, es de público conocimiento los constantes accidentes que produce sin que funcionario alguno del gobierno Nacional y/o Provincial haya dicho algo al respecto. Todo lo contrario, el año pasado, el Parlamento Nacional le renovó la concesión, cuando había méritos suficientes para que cayera si en nuestro país funcionaran las instituciones.
Cabe recordar que cuando se produjo la privatización de las empresas del Estado, se creó una comisión Bicameral de seguimiento de las privatizaciones, amén de los órganos de contralor existentes, sin que hasta el momento hayan producido novedades al respecto o parecen que no se enteraron del estado en que se encuentran los materiales otorgados a las empresas concesionarias.

EL CONVENIO CON CHINA.
En el reciente viaje a China por la comitiva presidencial encabezada por la señora presidente, entre otros anuncios de intercambio con el gigante asiático, durante el encuentro y en conferencia de prensa con su par Hu Jintau, se menciona la compra de 160 coches, 24 locomotoras y 500 mil toneladas de rieles para los trenes suburbanos de la metrópolis.
Como reseñábamos precedentemente, todos esos materiales para uso ferroviario se producían en nuestro país y estaban disponibles para las distintas líneas de nuestros ferrocarriles. Lo de la década del 90 y la entrega del país por Menem y sus seguidores es tiempo pasado, pero lo que merece una atención mucho mas detenida tiene que ver con las promesas del actual gobierno, que entre otras cosas dijo que revisaría todas las concesiones y no nos explicamos como la firma brasileña ALL continúa con una prolongación de la concesión habiendo protagonizado tantos accidentes que hacen que marche al topo de las estadísticas en accidentología y otras razones que hacen pensar en un virtual incumplimiento de convenio-contrato, sin que el Gobierno Argentino haga absolutamente nada para solucionar ése verdadero problema.
Muchas otras cosas podemos mencionar, como por ejemplo el pomposo anuncio del “tren bala”, afortunadamente dejado sin efecto, pero por ahora merece la pena detenernos en el tema de reactivación ferroviario y a propósito de lo expresado, debemos decir también que a pesar de ser un resorte nacional todo lo ferroviario, no es menos cierto que atraviesa nuestro territorio y que todo el mundo ve, incluido el señor gobernador, el chatarrerío que deja al costado de las vías la firma brasileña como una muestra mas de semejante impunidad.
Cabe preguntarse que dirían Scalabrini Ortiz, o el General Moscón, o don Lisandro de la Torre o tantos hombres probos que hicieron gala de un nacionalismo a ultranza para defender el patrimonio de los argentinos, que nuestros dirigentes y gobernantes parecen no tener o habérseles borrado ése capítulo de nuestra historia.

Juan José Cornu.

Publicado por Panza Verde Nº 219. Agosto de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada