Por una comunicación alternativa y solidaria, se autoriza la reproducción de las notas que aquí se publican citando la fuente completa y comunicando al editor/es; responsable/es, en tanto no se altere el contenido.

PV Nº 219: “La trama subjetiva (¿o la trampa que nos sujeta?)”

Debo comenzar planteando que, a medida que transcurren los años, ciertas cuestiones reaparecen variando en diversas formas, en formas tan diversas que parecieran tratarse de otras cuestiones pero, que en el fondo, son las mismas.
La tan mentada “trama subjetiva” existe, es verdad, y negar su existencia en aras de una “objetividad” superlativa sería otra deformación más, ya que también sería avalar la alienación que el propio sistema de valores económicos y socio-culturales nos imprime; pero, por ello mismo, hay que ubicar a dicha subjetividad como una resultante de las causas económicas y socio-culturales hoy imperantes.
Esto significa que todas mis impresiones, mis afectos, mis voluntades y mis rechazos desde y hacia diversos elementos circundantes serían sólo espejismos si no repensara la realidad de todo esto como consecuencias de la crisis actual y que yo soy uno más, entre tantos otros inmersos en una misma masificación alienante.
Pero, por esto mismo, desde este mismísimo abismo, es posible e indispensable proponer y empuñar saltos liberadores como superación.
Es decir: siguen afectándome e indignándome consecuencias como el hambre, el autoritarismo, la falta de verdadera democracia, las múltiples represiones que, de una u otra manera, padecemos, etc., así como también sigo admirando maravillas del Arte, la Ciencia, la Técnica, etc., sencilleses imprescindibles como cultivar la amistad y la solidaridad, y compromisos de variadas índoles en favor de tantas búsquedas liberadoras en lo personal y en lo colectivo, como la creación, la proyección de ideas, ideales e idearios que nos abran caminos a todos y no sólo a mí.
Pero, es preciso saber a rajatabla que, a medida que descubrimos crítica y constructivamente las más variadas formas de transformación, también comenzamos a descubrir que, primero, debemos ir superando cuestiones de nuestra propia subjetividad, tales como el ego, la excesiva autoproclamación de mesianismos muchas veces vacíos de contenido, etc., como para no caer en lo mismo que decimos combatir.
Varios elementos racionales, por un lado, y afectivo-emotivos, por otro lado, considero que son claves ineludibles para comenzar a desalinearnos, pero ¡cuidado!: sólo es el comienzo, porque la verdadera y total desalineación vendrá desde todos (y no desde individuos aislados); vendrá con un proyecto emancipador y no con y por cualquier cosa.
Y toda esta búsqueda, que yo considero EXISTENCIAL, dentro de toda esta maromba que, como MAYORÍAS OBRERO-POPULARES conocemos, ¡me puebla cada vez de mayores anhelos y alegrías por compartir!
Ya no creo en la ley del “sacrificio” (idea derivada de la religión, y lo digo disintiendo pero respetando las sensibilidades), aunque nadie puede negar que esto también implica priorizar conocimientos, tareas y tiempos por sobre otras cuestiones quizás menos relevantes, sabiendo también que no siempre los resultados son lo brillante que queremos. Pero también tenemos, de tanto en tanto, alguna joyita encontrada en medio del barro, y esto suele gratificar con creces todo, todo nuestro esfuerzo.
Todo es sueño y todo es lucha: ¡debemos, por lo tanto, bregar lo máximo posible por lograr que todo sea también gloria y victoria ¡EN FAVOR DE TODOS!
Sólo así comenzaremos a vislumbrar nuevas y mayores maravillas; maravillas posibles, reales y concretas: ¡COMPARTIÉNDOLAS!

Fernando Adrián Zapata

Publicado por Panza Verde Nº 219. Agosto de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada