Por una comunicación alternativa y solidaria, se autoriza la reproducción de las notas que aquí se publican citando la fuente completa y comunicando al editor/es; responsable/es, en tanto no se altere el contenido.

PV Nº 215 - "...En donde estes, en cualquier lugar..."


Tras varios meses de ausencia en los escenarios se veía venir un show difícilmente de mejorar, algo que ya nos tiene acostumbrado pero nunca deja de asombrarnos; durante el mes de septiembre La Renga se presentó por última vez, anteriormente fue el 30 de mayo en el estadio único de La Plata; esto hace que el recital de Jesús María no sea uno más.

El sábado 23 de enero de 2010 ante unos 30000 espectadores se presentó La Renga en el Anfiteatro José Hernández durante más de 2 horas y media demostrando porque es el grupo con más convocatoria del país.
La mañana empezó temprano saludando a amigos que nos reuníamos luego de varios meses sin vernos, eso es lo que genera cada encuentro de “Los mismos de siempre”, ya no es novedad el espíritu de hermandad que se genera en estos encuentros.
La ciudad se colmó de personas que se acercaban de distintos puntos del país dispuestos a disfrutar de un día con elevada temperatura. Ese calor que era producido por el sol y por las miles y miles de almas que llegamos a la capital nacional de la doma queriendo encontrar “consuelo para mi locura”.
Durante todo el día se respiro rock, desde muy temprano funcionó un escenario para que muchas bandas se subieran y mostraran lo que saben hacer, muchos covers de muchas bandas entretenían a las cientos de personas que calmaban el impresionante calor con cerveza.
La apertura de la entrada se dió a partir de las 17.30 hs, y se prestaron una serie de grupos que talonearon a los de Mataderos; así sonaron Lo Peor del mundo; 3 de copas y Volt; para dar paso a La Renga que se subió al escenario cerca de las 22:00 hs.
Este recital sonaba más a despedida que a reencuentro y los temas que se sucedieron fueron confirmando ese sentimiento que nos llevó a pensar que este recital tenía condimentos especiales. De este modo despidieron la gira “Truenotierra”, gira por demás extensa ya que el disco fue editado a fines de 2006, pero para calmar la sed nos dejaron la promesa de estar terminando otro disco de estudio que estará listo para este año.
Comenzó con todo, anunciando que este recital no es uno más, “El monstruo que crece” no dice “…cerca del riesgo esta noche, no existe otra oportunidad…”.
Nunca dejó de sonar la banda, nunca nos dejó de hacernos sentir que este show era nuestro, alternaron viejos conocidos con nuevos clásicos e incluyeron temas nuevos que ya nos dicen que se viene. Ya habían presentado en La Plata “Canibalismo galáctico”, ahora fue el turno de un rock que se llama “Caricias de asfalto”
Muchos temas ya son un habitué en los recitales rengos, pero las sorpresas nos permiten plantear la necesidad de asistir, algo así como un enfermedad que encuentra cura en el rock presentado por este grupo de amigos que se fueron convirtiendo en una banda de culto; en esta ocasión la mayor emoción fue presentada cuando sonó “Triste canción de amor”, o incluso cuando Chizzo (guitarra y voz) anunció: “…hace mucho que no tocamos este, a ver si se acuerdan…” y comenzó con “El Twist del pibe” o cuando sonó “Negra mi alma, negro mi corazón”, y suena a vedad cuando dice “…ya no podrán detener tu fuerza…” y es así, difícil que se pueda detener.
Para que el lector se haga una idea de lo que este recital fue citaré algunos temas que entonaron los miles y miles de fanáticos, aunque debo admitir que no están en orden: “El final es donde partí”, “La balada del diablo y la muerte”, “A tu lado”, “El terco”, “Ruta 40”, “Al que ha sangrado”, “La razón que te demora”, “Lo frágil de la locura”, “Hey, hey, my, my”, “El ojo del huracán”, “El mambo de la botella”, “Montaña roja”, “En el baldío”; “Oscuro diamante”, “Almohada de piedra”, “Paja brava”, entre otros…para irnos como siempre, como nos gusta: “Hablando de la libertad”

Palacio, Alejandro Juan José
rusoconcordience@hotmail.com

PD: “…morir queriendo ser libre…”

Publicado en Panza Verde, número 215 Abril 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario